Masthead header

Seguridad en las sesiones de recién nacido.

 

La fotografía de recién nacidos se está poniendo de moda aquí en España, y cada vez más son los fotógrafos que se animan a este tipo de fotos, no lo negaré, es la repera, puedo pasarme horas y horas viendo fotos de recién nacidos y no aburrirme, después de eso le doy el tostón a mi madre para que me haga algún atuendo que me ha gustado o apuntar ideas que me han surgido. Sin desviarme del tema os contaré que lo malo de este auge en este tipo de fotografía tan específica es que si no te formas mínimamente y ves la foto que os muestro a continuación, alguien se aventure a hacerla y no sepa que es una composición de varias fotos.

135404643163db9d393fe9e76e2f108f

¿Alguna vez habíais visto esta pose? os explicaré lo que vi hace poco.

En uno de mis tantos ratos de lactancia, cojo mi tablet y me pongo a dar una vuelta por Facebook, ya que en mi newsfeed no tengo más que fotógrafos tanto extranjeros como nacionales, me apareció un video y como me encanta todo lo relacionado con el recién nacido, me dispuse a verlo. Cual fue mi sorpresa cuando me encontré al fotógrafo en cuestión posando al bebé con la cabecita apoyada en las palmas de las manos, tal cual se ve en la foto, pero dejando al bebé solito en esa pose, alucinando me quedé, por un lado aluciné de ver que el bebé se quedaba así solito puesto, y por otro me horroricé al pensar en si en ese mismo instante el bebé se hubiera movido, que lo hacen bastante. Jamás se deja solo a un bebé en semejante pose, hay que llevar tanto cuidado…

Hay varias poses de este estilo en las que es nuestro gran amigo Photoshop el que hace su gran aparición juntando varias fotos y creando una imagen casi imposible para un bebé de esos días de vida.

Sinceramente no soy fan de estas poses, por un lado no me parecen naturales y por otro pienso que aún llevando todo el cuidado del mundo, la seguridad cuando se trata de un recién nacido es poca, así que jamás colgaré a un bebé de un fular, ni lo pondré en ninguna pose que sea mínimamente peligroso para ellos.

Desde mi punto de vista no hay nada como la sencillez de una foto, el bebé lo es todo con su delicada piel, y al estar dormiditos transmiten tanta paz que no le hace falta más a la foto, tan sólo el bebé y la dulzura que ellos transmiten.

Por último diré que no me considero una sabelotodo y por supuesto me queda mucho o muchísimo por aprender, aquí estamos para eso, pero si algo tengo más que interiorizado en mi ser, es la seguridad de un bebé de tan pocos días.  También puede ser que tenga el instinto maternal en todo su esplendor y no me aventuro al “lado oscuro” 😉 Bromas aparte, tengo mucha tranquilidad y disfruto muchísimo de las sesiones de estos pequeñines tal cual las hago, lástima que el tiempo pase tan rápido y mi chiquita no se hubiera quedado en los 10 días un poquito más para haberle hecho más fotos, espero que al leer esto hayáis podido conocer un poquito más de este mundo y tengáis este tema muy en cuenta cuando contratéis a un fotógrafo para retratar los primeros días de tu bebé.

 

  • cristina - hola, completamente de acuerdo contigo. He visto estas poses infinidad de veces. Sé que necesitan de las manos de un adulto para hacerla, pero me resisto a hacerla en mis sesiones, la veo muy forzada y al no parecerme algo natural rehuyo de ella…
    Me gusta ante todo la naturalidad y el contraste con las manos de los padres.
    Me gusta ver que hay alguien más que piensa como yo 🙂
    salutResponderCancelar

Tu email nunca será mostrado o compartido Campos requeridos *

*

*